LAS PLANCHAS FLEXOGRÁFICAS DURANTE LA IMPRESIÓN

Unas de las principales ventajas de las planchas de impresión flexográfica es su reutilización, para esto se requiere de una limpieza regular y apropiada y un almacenamiento correcto.

La limpieza debe ser efectuada como sigue:

  • A intervalos regulares durante las tiradas largas de impresión y cuando se tapan las tramas (áreas de sombras), o bien si se reducen las letras en positivo.
  • Durante los tiempos de parada prolongada de máquina y después de finalizar la impresión.
  • Limpiar la tinta de las planchas solo con solventes base alcohol ¡CUIDADO! los retardantes hinchan las planchas.

Asegúrese que la tinta no se seque en la superficie de la plancha. Es extremadamente difícil de quitarla, y cuando se rompe, puede dañar la plancha. Durante los tiempos de parada de máquina, asegúrese que la forma de impresión no permanece en contacto con el rodillo anilox y el sustrato. Debido a las propiedades de secado rápido de las tintas flexo, las planchas pueden pegarse al rodillo anilox o al sustrato y dañarse cuando se reinicia la impresión. Es más fácil limpiarlas al momento y con la tinta fresca. Es posible también la limpieza suave y cuidadosa de la plancha usando un cepillo blando (ejem. crin de caballo) o un paño libre de pelusa. Después de la limpieza, enjuagar la plancha con líquido fresco, quitar el exceso de líquido y dejar secar al aire antes de almacenar.

LAS PLANCHAS FLEXOGRÁFICAS DURANTE LA CONSERVACIÓN

Las planchas grabadas y usadas se pueden almacenar por largos periodos de tiempo y después reutilizarse, durante su almacenaje, proteger las planchas de la exposición directa de la luz del sol, lámparas con radiación UV y largas exposiciones a luz blanca (lámparas fluorescentes o luz de día).

Se recomienda envolverlos con material opaco, incluso aunque las planchas flexográficas sean extremadamente duraderas, no deberían ser expuestas a altas presiones o a cargas desiguales por largos periodos de tiempo.

Observación: para guardar o empaquetar las planchas, les sugerimos que interpongan una lamina de esponja blanca entre las planchas, (imagen contra imagen) de este modo quedarán bien protegidas de la luz y contra cualquier golpe o presión. Así mismo, se evitará en gran manera el problema de encontrar planchas adheridas entre ellas al separarlas.

El oxígeno en particular en conexión con la luz, origina en los clichés grietas y descoloramiento. El ozono es una forma especialmente activa del oxígeno que se origina cerca de las extrusoras con el tratamiento corona y tiende rápidamente a dañar las planchas, no resistentes al ozono.

Las planchas desmontadas deben almacenarse en plano, en cajas, papel Kraft, o en bolsas de polietileno negro.

También puedes ver: Manipulado y conservación de planchas tipográficas